miércoles, 26 de diciembre de 2012

Tierra de Hombres.


Su Fundador:


Edmond Kaiser nació en París en 1914 y se dedicó a lo largo de su vida a la defensa de los débiles, los oprimidos y los más desamparados: la infancia y la mujer. En 1941 se instala en Lausanne y se nacionalizó suizo manteniendo su nacionalidad francesa. Apasionadamente comprometido contra todo tipo de injusticias, fundó en 1960 “Terre des hommes”.
El nombre “Tierra de hombres”, elegido por su Fundador Edmond Kaiser está inspirado en el libro “Terre des hommes” del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry autor tambien de la obra “El principito”

Cooperación al Desarrollo:


En el ámbito de la salud luchamos para ofrecer un acceso a los cuidados básicos a todos los niños y niñas, en algún lugar o comunidad que se encuentren. Nuestro trabajo en este ámbito incluye un importante seguimiento vinculado a la desnutrición, desgraciadamente muy presente en los países en desarrollo, así como uno de los proyectos históricos de Tierra de los hombres, Atenciones Médicas Especializadas (AME) con los traslados para cuidados especializados, con el programa “Viaje hacia la Vida”. También, por salud entendemos que el niño constituye un binomio inseparable con su madre, a menudo muy joven. Esta es la razón por la que hablamos de salud materna.

Educación para el Desarrollo:


Consideramos muy importante en este momento en que vivimos inmersos en un mundo en pleno proceso de “mundialización” informar y sensibilizar a la sociedad y formar a niños, niñas y jóvenes en el respeto a los Derechos Humanos, y sobre todo en los Derechos de la Infancia.  Tenemos la creencia manifestada en la Declaración del Milenio, en que nuestro futuro común debe basarse en ideales tales como “nuestra común humanidad en toda su diversidad” y que sólo así “se podrá lograr que la mundialización sea “plenamente incluyente y equitativa”considerando que los valores fundamentales que debemos transmitir son “la libertad, la igualdad, la solidaridad, la tolerancia, el respeto a la naturaleza y la responsabilidad común en la gestión del desarrollo económico y social” (Declaración del Milenio, I.5 y 6).
La Educación para el desarrollo nos enseña que nuestra sociedad abarca todo el mundo y toda la humanidad y nos hace corresponsable y activos en la construcción de una nueva sociedad civil comprometida con la solidaridad

.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada